Islas cíes

Su presente

Declarada Parque Nacional, desde el 13 de Junio de 2002. Para celebrar esta declaración universal, nuestros GOBERNANTES han intentando, sin éxito, que los gallegos y españoles, y todas sus posteriores generaciones, no disfrutaran de las maravillas de la naturaleza. Si deseas más información sobre esta apología del disparate, pincha a continuación "nunca mais".

Las islas cíes, están situadas en la provincia de Pontevedra, a la entrada de la Ría de Vigo, y a una distancia aproximada de 14,5 km. de la Ciudad de Vigo. Tiene una superficie de 434 Has, su perímetro costero es de unos 24 km. y su longitud total es de unos 9 Km. de largo , por medio de ancho. La altura máxima corresponde al alto Cíes, en la isla de Monteagudo con 193 mts.

Por Real Decreto de fecha 17 de Octubre de 1980, se convirtieron en Parque Natural. Por ello, actualmente las administra la Xunta de Galicia, mediante la Consellería de Agricultura. El número de visitantes está controlado, diariamente solo pueden acceder a las islas 2.200 personas, más 800 de acampada. El clima de las Cíes es Atlántico, suave en invierno, muy agradable en primavera, verano y otoño, siendo la temperatura siempre superior en dos o cuatro grados a la de la costa más cercana, logrando durante los meses de Julio y Agosto, los 30 grados.

Como se comentó en otra sección, las islas son tres : La isla del Sur o San Martiño, solamente puede accederse a través de embarcaciones privadas y por lo tanto es la isla más vírgen de las tres. No tiene servicio alguno y por lo tanto es reducto ideal de toda la fauna y flora de las islas. Las otras dos islas, la del Faro y la de Monteagudo, si pueden visitarse - únicamente los meses de verano existe un servicio de barco público - y tienen caminos programados para ver todas las atracciones de las islas. Se aconseja visitarlas en uno de los primeros barcos de la mañana, porque lo realmente agradable es visitarlas pateando todos los caminos. Esto, aparte de ser relativamente agotador, es un disfrute por la vegetación y vistas que te encontrarás en cada uno de los momentos que tengas los pies en las islas. Es aconsejable, que si se dispone de algún día, se acampe en la zona reservada para ello. El camping, sin ser una maravilla, si dispone de los servicios mínimos que requerirás para pasar una época inolvidable. Por el día, aparte de las visitas a las zonas de interés, podrás disfrutar de playas vírgenes, con aguas puras y cristalinas - eso sí, relativamente muy frías -, y comer, o bien el el restaurante del camping, o en el del embarcadero. Por la noche, la zona del camping se convierte en una zona tranquila de reposo, y la movida se desplaza hacia la zona del embarcadero, donde el restaurante se convierte en discoteca baile, hasta que el cuerpo aguanta.

(escoge opción)